¿Realmente cayo el imperio Nazi en 1945?

Una de las preguntas más frecuentes que está inundando la historia política y militar, es, ¿Realmente cayo el imperio Nazi en 1945? Existen muchas teorías e investigaciones alrededor de este tema, una de ellas y la de más renombre, corresponde al periodista Abel Basti, quien ha dedicado gran parte de su trabajo a recopilar información en la que asegura que el líder Nazi y sus altos mandos militares, huyeron a Argentina con ayuda del gobierno norteamericano y la CIA.

Cuando detallamos las costumbres militares adquiridas en estos países empieza a dar forma y especulación que realmente el líder Nazi huyó a Latino américa, y formo su resguardo bajo una nueva identidad y respaldado por la CIA y altos mandos militares de Argentina.

Para ello vamos a realizar un pequeño cronograma, el cual abre el gran interrogante, si realmente sobrevivido el líder nazi, después de finalizada la guerra. Tomaremos como punto de partida el día 30 de abril de 1945, Berlín, Alemania; Después de tener pérdida la guerra y la capital germana invadida por los soviéticos, la mayor ansiedad de  la misión era encontrar a Adolf Hitler con vida, para mostrar ante el mundo que los nazis perdieron la guerra, pero para el dictador ruso, Iósif Stalin su deseo era asesinarlo. Al momento de invadir el bunker secreto de Adolf Hitler, el general ruso, encargado de la operación y sus subordinados, se encuentran con los restos óseos calcinados de quien sería el líder nazi y junto a él, su fiel esposa Eva Braun la cual yacía sin vida. Los rusos ondeaban su bandera en señal de victoria en la devastada y destruida ciudad.

Desde este momento, el mundo se enteraba de la noticia y los sectores civiles celebraban el fin de una guerra. Pero los asuntos políticos y diplomáticos seguían su curso, pero esta ocasión en completo hermetismo, pues rondaba el misterio, si realmente el cuerpo hallado era del führer, el principal en dudar de la versión preliminar, fue el líder ruso, Stalin quería ver con sus propios ojos el cuerpo sin vida de su enemigo, ya que las evidencias enviadas no eran del todo exactas y verídicas. Ese mismo año en 1945, Stalin acusa a gran Bretaña, de tener escondido a Adolf Hitler y de brindarle protección.

Paralelamente, el 6 de mayo de 1945, según documentos de la fuerza naval norte americana, perseguían un submarino, el cual no aporto ninguna información de su tripulación, fuentes oficiales, afirmaban que en aquel submarino U-3523, en su interior, iba Adolf Hitler y sus generales más leales, entre ellos el jefe de propaganda nazi, Joseph Goebbels, aunque su presencia se desvirtúa, y su mano derecha, el jefe de la policía alemana y jefe de las Schutzstaffel, mejor conocidas como las SS. Pero aquel submarino fue impactado por los torpedos y se hundió, pero al interior no encontraron tripulación y mucho menos presencia nazi, lo que dio mayor fuerza a esta teoría.

En los años posteriores la Agencia Central de Inteligencia (CIA), publicaba alrededor del mundo, fotografías del líder nazi y su posible nueva apariencia, ofreciendo una recompensa, por información que pudieran suministrar sobre su paradero, sobre todo el continente americano, más exactamente en sur américa, en la Patagonia de argentina, pues había llegado información de militares y ciudadanos de haber visto a un hombre de tales similitudes por esa zona, acompañado de militares argentinos de alto rango.

En la primer conferencia realizada por la ONU, después de finalizada la segunda guerra mundial, el embajador de EEUU, se acerca al dictador ruso, y le pregunta sobre la suerte de Hitler, aquel 30 de abril de 1945, a lo que Stalin responde con rabia, – Se nos escapó-.

A raíz de ello se crearon muchas teorías sobre el final del líder NAZI, la más fuerte es la labor investigadora del periodista argentino Abel Basti, la cual es una investigación cronológica, basada en datos secretos de inteligencia militar de diferentes países, y archivos desclasificados de la misma CIA. Uno de los últimos archivos desclasificados es de la Agencia Central de Inteligencia, data de septiembre de 1955 en la ciudad de Tunja, Colombia. Cuenta el archivo que un ex soldado de las SS, Phillipe Citroën, contacto a un amigo de confianza, el cual era un agente secreto de la CIA conocido como “Cimelody-3”, en aquella conversación, el soldado alemán le cuenta de manera confidencial, que Adolf Hitler aún estaba con vida, y estaba residiendo en aquella ciudad colombiana. Esta confesión la realizaba, alegando que ya habían transcurrido 10 años desde que finalizo la guerra, por lo cual, no podían enjuiciar al líder alemán, detallada el archivo; finalizando el archivo desclasificado, dice que el Hitler abandono, ese mismo año Colombia, para regresar a Argentina, el archivo esta acompañado de una fotografía, en la que aparece Adolf Hitler y el soldado de la SS Phillipe Citroën.

Cabe resaltar que el auge en tecnología y el gran paso a la industrialización y globalización de EEUU se dieron gracias a la caída de imperio Nazi en Berlín, Alemania el 30 de abril de 1945.

¿Quizás el trato del líder Nazi fue entregar todos los avances en ciencia, tecnología y medicina al gobierno EEUU, a cambio de un respaldo y posterior escape de Alemania a las costas argentinas?

 

Deja un comentario